El cuerpo no es sólo una realidad biológica. Con él sentimos, pensamos, actuamos, aprendemos de la experiencia, imaginamos y nos relacionamos con las demás personas. Pero la sociedad en la que vivimos también influye en la manera que tenemos de valorarlo. Un ejemplo muy sencillo para entendernos: ¿nos influyen los modelos de belleza que transmiten las películas, la televisión, los anuncios…?

Todas estas realidades afectan a nuestra sexualidad y salud,  al bienestar o malestar en nuestras vidas y relaciones. Conocer nuestro cuerpo en todas sus dimensiones, comprenderlo y escucharlo nos puede ser útil para saber qué me pasa, cómo me siento, qué opino y qué es lo que quiero o no quiero. Desde aquí podemos empezar un camino de cambios que nos permitan un acercamiento positivo y respetuoso a la sexualidad desde el bienestar.

PERO QUÉ CUERPAZO TENGO

Los modelos de belleza son una serie de características físicas y personales que nuestra sociedad considera bonitas, excitantes, atractivas y deseables.

El lío viene porque asumimos estos modelos como propios y nos comparamos con las demás personas con esos supuestos ideales de belleza. En esa comparación solemos sufrir, pues nuestro cuerpo no coincide con aquel ideal y entonces nos sentimos mal y hasta nos enfadamos con nuestro cuerpo, lo cual también repercute en nuestra forma de relacionarnos y de vivir la sexualidad. Mal asunto este, ¿verdad?

TRUCOS DE SUPERVIVENCIA PARA DISFRUTAR

  • Tener claro e investigar cómo todo nuestro cuerpo está preparado para dar y recibir placer, da igual que seamos personas más altas o menos, con una nariz así o asao, con unas piernas de una forma u otra… Es lo mismo, nuestra piel está ahí para poder disfrutar de ella. ¿No es fantástico?
  • Reconciliarnos con esas partes del cuerpo que menos nos gustan, tenerlas presentes y jugar con ellas en vez de enfadarnos o entristecernos.
  • Construir nuestro propio modelo de belleza, donde el físico no sea lo más importante y entren en juego aspectos de la personalidad que nos parezcan deseables. ¿Me parece guapa y deseable una persona alegre?, ¿y generosa?, ¿y una persona que respete mi opinión y mis decisiones?
  • Aprender que los modelos e ideales de belleza cambian con el tiempo y dependen de cada cultura. Lo que vale para aquí y para hoy… mañana y allá no servirá.

UN POCO DE ANATOMÍA…

Ya sabemos que el aparato genital no es el único órgano sexual. Es parte de nuestro mapa sexual además de ser el aparato reproductor.

En los siguientes enlaces podrás investigar sobre la anatomía del aparato genital femenino y masculino así como del ciclo de la menstruación.