La píldora post-coital, del “día después” o de emergencia, es un medicamento que previene de embarazos no deseados cuando nos ha fallado el método anticonceptivo utilizado (rotura de preservativo, olvido de píldora, retención del preservativo(*), etc.) o directamente senos olvidó” usarlo (¡¡ejem!!).

Esta píldora no evita embarazos en coitos posteriores ni infecciones de transmisión genital. En ningún caso sustituye a otros métodos anticonceptivos que son más eficaces en la prevención de embarazos. Utilízala sólo ante una situación de urgencia.

Se trata de una única pastilla que ha de tomarse dentro de las primeras 72 horas tras la relación con posibilidades de embarazo (**).

Cuando antes antes se tome la píldora mayor es su eficacia, sin olvidar que no previene al 100% el embarazo. Por ello hay que prestar atención a la fecha de la próxima regla para comprobar que no se ha producido un embarazo y hacerse un test de orina en caso de retraso.

La píldora es un medicamento hormonal que impide o retrasa la ovulación y en la mayoría de los casos evita el embarazo, pero nunca lo interrumpe. Esta píldora NO ES ABORTIVA ni produce ningún problema o lesión en el embrión en el caso de que hubiera ya un embarazo.

Dado que se trata de un medicamento sin efectos adversos graves para la salud, es posible comprarla directamente en la farmacia sin necesidad de receta médica.

Actualmente existe otra píldora post-coital que se puede tomar hasta 5 días tras el coito “desprotegido”. En este caso para comprarla es preciso tener una receta médica que te la podrán hacer en tu centro de salud o especialista en ginecología.

(*) El preservativo se queda dentro de la vagina.
(**) Recuerda que dentro de este tipo de relaciones está incluida la “marcha atrás” o “coitus interruptus” ya que puede conllevar embarazo. De hecho, es la práctica responsable de la mayoría de embarazos no planificados en jóvenes. No olvides que además este método no previene de infecciones de transmisión genital.